Racks útiles para cargas pesadas

Las estanterías para cargas pesadas se caracterizan por ser sistemas accesibles, prácticos y versátiles que pretenden mejorar el rendimiento del almacén, ya que pueden modificarse a medida que lo hacen las necesidades de la empresa: se trata de una solución óptima para múltiples referencias y de rotación variable.

Las estanterías para cargas pesadas y de gran tamaño resultan una solución idónea para zonas de expediciones, fábricas, almacenes o talleres. Además, es posible aprovechar el espacio en altura con la instalación de pasarelas intermedias. Las especificaciones de las estanterías para cargas pesadas exigen tener en cuenta toda una serie de particularidades referentes al entorno y a su finalidad.

La elección del sistema de almacenamiento adecuado para su empresa siempre dependerá del espacio con que se cuente en la bodega, el tipo de mercancía que será almacenada, la velocidad de atención que se requiere, el tipo de embalaje que se utilizará, así como las normatividades de cada país.

En la industria nos encontramos con el reto diario que implica el almacenamiento de diversos productos, así como carretillas contrapesadas y retráctiles, entre diversas condiciones habituales que nos encontramos en los almacenes de nuestras empresas. En el mercado podemos encontrar un sinfín de opciones para cubrir las necesidades de nuestra gestión de almacenamiento. Estos son algunos de los sistemas de almacenaje que podrán ser útiles para este cometido:

  1. Rack selectivo: Permite administrar de manera fácil y accesible el almacenamiento de productos y mercancía, sin importar su peso o longitud. Se trata de la opción ideal para optimizar espacios de forma vertical por medio de racks estáticos de una tarima de fondo, siendo este el método más común para el almacenamiento de productos en tarimas que permitan el acceso al 100% del inventario.
  2. Rack  Push Back: Provee almacenamiento UEPS de dos a cinco racks de profundidad, utilizando un transportador guiado por riel para cada tarima de carga.
  3. Estantería Autoportante: Suele utilizarse en almacenes que superan los 20 metros de altura. En el almacén autoportante la estructura constructiva está conformada por las propias estanterías, de modo que la estructura de almacenaje y la del edificio se integran formando una sola, reduciendo gastos de construcción en obra civil como de estructura.

Estos racks ofrecen:

  • Gran resistencia, capacidad de carga por nivel hasta más de 1,000 kg (en función de la longitud del larguero empleado), lo que las hace perfectas para el almacenaje de barras, tubos, perfiles, maderas y aquellas mercancías de gran longitud y peso.
  • Mayor eficiencia en la logística y manejo de productos de almacén, así como un máximo aprovechamiento del espacio para aumentar la capacidad de almacenamiento.
  • Nos permite almacenar cargas largas de distintos pesos, fondo y longitud, las cuales deberán ser manipuladas con medios mecánicos, tales como transelevadores, carretillas elevadoras o puentes grúa, los cuales serán elegidos en función de la carga, es decir, por sus medidas, su peso o altura.
  • Múltiples aplicaciones gracias a su versatilidad, así como un máximo aprovechamiento del espacio en altura con máquinas recoge pedidos o la instalación de pasarelas.
  • Sistema seguro que protege la integridad de la mercancía y del personal.
  • Bajo coste de instalación, además de fácil montaje y ampliación.

 

Los sistemas de almacenaje han evolucionado, adaptándose a las necesidades en un mercado cada vez más exigente que solicita respuestas de gran calidad de servicio en tiempos reducidos. Las labores que antes se realizaban con la intervención de un elevado número de trabajadores, sobre todo para la mercancía de grandes pesos han quedado obsoletas por sus grandes costes de explotación, porque al final repercuten en el producto y no lo hacen competitivo.

Los comentarios están cerrados.