Eficiencia y efectividad: los racks en almacenes

En el almacenaje, es vital aprovechar al máximo los espacios de la bodega. De lo contrario, es muy probable que se pierda el control del inventario y que, además, se ponga en riesgo la seguridad de los empleados que se encargan del correcto acomodo de los productos.

Dentro de un almacén, el manejo individual de mercancía facilita las labores del personal. Si no se toman las medidas adecuadas de almacenaje y clasificación, llevar el control de los materiales o mercancías almacenadas podría convertirse en un proceso muy complejo. Los especialistas en logística de almacenes aseguran que una de las formas más efectivas para aprovechar los espacios y mantener excelentes niveles de organización en el almacenamiento es el uso de racks para almacenes.

Como sabemos, un rack está compuesto por una estructura metálica con forma de bastidor que tiene como objetivo principal almacenar cajas, paquetes o cualquier tipo de material en espacios muy reducidos. Gracias a su estructura es posible mantener los materiales o las mercancías totalmente organizadas, facilitando así los inventarios y la movilidad del personal y de las máquinas utilizadas para el almacenaje.

Las necesidades de las empresas son cada vez más complejas: hoy en día, acceder de forma más rápida a los materiales almacenados y aprovechar de la mejor manera los espacios ha obligado a la producción de numerosos sistemas de almacenaje, cada vez más y más eficientes y con la capacidad de adaptarse a cualquier tipo de espacio, sea pequeño o muy grande. Estas, son quizás las cuestiones más importantes de las estructuras que se utilizan para el almacenaje.

 

La imposibilidad para aprovechar los espacios superiores es una de las discusiones más comunes entre los especialistas en logística de almacenes. Cuando esto sucede, el personal tiende a almacenar más producto en las partes medias y en las partes bajas de la estantería, provocando un sobrepeso en estas partes. Esta situación representa un serio problema para el almacenaje y para la clasificación del inventario.

Es muy importante elegir de la mejor manera la estantería que se utilizará en el almacenaje, para evitar las complicaciones en los inventarios y el mal uso de los espacios. El sistema de los racks para almacenes es uno de los más utilizados para evitar este tipo de complicaciones de espacio e inventario. Su diseño permite facilitar el almacenamiento de una gran diversidad de productos de bajo volumen y es posible el uso de tarimas, útiles para delimitar los espacios.

No nos queda la menor duda de que los almacenes se basan, casi en su totalidad, en la fuerza de los empleados que se encargan del acomodo e inventario de los materiales o productos almacenados. Sin embargo, la distribución y la altura de los sistemas de almacenamiento son muy importantes. Los sistemas de racks para almacenes se determinan en función de la altura que alcancen los montacargas que se utilizan en la empresa y, sobre todo, los materiales que se pretenden almacenar.

Existen sistemas de almacenamiento diseñados, especialmente, para productos o materiales ligeros y si se utilizan para materiales pesados podrían romperse, generando pérdidas para la empresa. Es vital que cuando seleccione la estantería que requiere en su almacén tome en cuenta qué tipo de materiales o productos colocará sobre ellos. Sin embargo, los sistemas de racks son muy prácticos, pues gracias a su diseño, estos se pueden adaptar a las dimensiones de la bodega en que se pretenden almacenar los productos.

Los sistemas de racks de almacenaje son sumamente eficientes para almacenar una gran diversidad de productos de bajo volumen, permitiendo el uso de tarimas de cualquier tamaño y peso. Los racks permiten, además, crear un doble fondo para cuando se necesita almacenar una mayor cantidad de materiales o de productos. Por otra parte, al almacenar los productos en tarimas individuales, es posible acceder a ellos de una manera más sencilla y, además, permite facilitar las labores de inventario.

Seguramente estará pensando en lo mucho que se ha mencionado la importancia de facilitar el proceso de inventario. Esto, querido lector, es una de las mayores complicaciones que existe en los almacenes a causa de la mala selección de la estantería. Cuando se cuenta con la estantería correcta para lograr un excelente almacenamiento, es evidente que en cada una de las tarimas del estante se puedan colocar el mismo número de cajas de material o el mismo número de productos, facilitando así el conteo y el acceso a los productos.

Esta es, precisamente, una de las virtudes que tiene el uso de racks para almacenes, que al ser tarimas individuales en donde se almacenan los productos, resulta más sencilla su operación y el conteo requerido para los inventarios. Además, al ser un sistema de almacenamiento que se ensambla, los racks pueden constar de diversos módulos ensamblados que permite a los trabajadores almacenar mayor cantidad de productos o materiales.

 

Los comentarios están cerrados.